Foto: Sam Manns by Unsplash
Cultura,  Familia

Mensaje a las mujeres de un próximo santo

Mulieris hoy – 4 de abril de 2018 – El 8 de diciembre de 1965, al clausurarse el Concilio Ecuménico Vaticano II, el Papa Pablo VI, en nombre de la Iglesia, confió a las mujeres la paz y el futuro del mundo.

Lo hizo a través del “Mensaje a las Mujeres”, donde señala: “La Iglesia está orgullosa, vosotras lo sabéis, de haber elevado y liberado a la mujer, de haber hecho resplandecer, en el curso de los siglos, dentro de la diversidad de los caracteres, su innata igualdad con el hombre”.

Allí recuerda el corazón de la misión de la mujer, vinculada al amor y la vida: “Vosotras, las mujeres, tenéis siempre como misión la guarda del hogar, el amor a las fuentes de la vida, el sentido de la cuna. Estáis presentes en el misterio de la vida que comienza. Consoláis en la partida de la muerte”.

Por eso, el próximo santo -quien será canonizado durante este 2018- hace un llamado imperioso a las mujeres: “Nuestra técnica corre el riesgo de convertirse en inhumana. Reconciliad a los hombres con la vida. Y, sobre todo, velad, os lo suplicamos, por el porvenir de nuestra especie. Detened la mano del hombre que en un momento de locura intentase destruir la civilización humana”.

Un llamado especial a las madres hace el beato Papa, invitándoles a seguir siendo transmisoras de las tradiciones: “Esposas, madres de familia, primeras educadores del género humano en el secreto de los hogares, transmitid a vuestros hijos y a vuestras hijas las tradiciones de vuestros padres, al mismo tiempo que los preparáis para el porvenir insondable. Acordaos siempre de que una madre pertenece, por sus hijos, a ese porvenir que ella no verá probablemente”.

A todas las mujeres del mundo -hijas, esposas, madres, solteras, consagradas, etc.- Pablo VI las llamó a salvar la paz de la humanidad: “Mujeres del universo todo, cristianas o no creyentes, a quienes os está confiada la vida en este momento tan grave de la historia, a vosotras toca salvar la paz del mundo”.

Fuente: Vatican.va

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.