@raduflorin
Salud,  Santidad en Femenino

¿Has caído presa del miedo y de la angustia? … Esta oración te devolverá la paz

Foto: @raduflorin

Mulieris hoy – 29 de julio de 2020 – En tiempo de pandemia, como la que vive hoy la humanidad con el Covid-19, es fácil caer presa del miedo, de la angustia, de no saber qué hacer: Da miedo salir a la calle, hay un temor constante de contraer el virus o que un ser querido lo contraiga. El ambiente es de angustia, de ansiedad, una pesadumbre que aumenta más al ver las noticias, las cifras de la enfermedad y sus consecuencias. 

Ante este panorama, ¿Cómo mantener la calma?, ¿cómo retomar la paz?

Santa Teresa de Jesús, religiosa, mística, escritora y reformadora de la Orden del Carmelo tiene la clave a través de su hermoso poema, hecho oración, “Nada te turbe”.

Un poema, una oración que bien es una invitación muy personal de la Santa para cada uno de nosotros. Como dijo el Padre Tomás Álvarez, de la Orden del Carmelo Descalzo (OCD), quien era un gran estudioso de Teresa: 

“Hay que leerlo dejándole flecharnos el alma con el dardo de cada verso, cargado de resonancias, que desde cada sentencia nos devuelve a las sendas de la propia vida, sendas a veces tortuosas, a veces encrespadas o espinadas”.

“Es un salmo íntimo, nos introduce en el alma de la autora, que se va diciendo a sí misma: ‘Teresa, que nada te turbe’”, añadió.

 

Aquí el poema… para leer despacio y meditar cada palabra:

 

Nada te turbe,

Nada te espante,

Todo se pasa,

Dios no se muda,

La paciencia

Todo lo alcanza;

Quien a Dios tiene

Nada le falta:

Sólo Dios basta.

Eleva el pensamiento,

al cielo sube,

por nada te acongojes,

Nada te turbe.

A Jesucristo sigue

con pecho grande,

y, venga lo que venga,

Nada te espante.

¿Ves la gloria del mundo?

Es gloria vana;

nada tiene de estable,

Todo se pasa.

Aspira a lo celeste,

que siempre dura;

fiel y rico en promesas,

Dios no se muda.

Ámala cual merece

Bondad inmensa;

pero no hay amor fino

Sin la paciencia.

Confianza y fe viva

mantenga el alma,

que quien cree y espera

Todo lo alcanza.

Del infierno acosado

aunque se viere,

burlará sus furores

Quien a Dios tiene.

Vénganle desamparos,

cruces, desgracias;

siendo Dios su tesoro,

Nada le falta.

Id, pues, bienes del mundo;

id, dichas vanas,

aunque todo lo pierda,

Sólo Dios basta.

 

 

Fuente: Revista “Teresa de Jesús”. 

Comunicadora Social y Periodista, Experta en Comunicación Social. Hija de Dios, hija, hermana, novia y amiga. Apasionada por contar historias y escribir, y por la fotografía. En Instagram: @photosmtg - Twitter:@sonysonido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.